Type your search keyword, and press enter

misterios cotidianos [historias de oficina para todos]

misterio no. 1

a alguien le gusta tanto mi tacita blanca con gansos
que la usa en las mañanas para tomar café, luego
la deja sin lavar en la cocina de la oficina.
esta mañana, cuando llegué a buscarla, hasta
tibia estaba, recién usada, deseé llegar cinco
minutos antes para encontrar al captor con las
manos en la masa.

misterio no.2

me regalaron un delicioso chocolate tutto.
por estar ocupada en mis deberes secretariales
olvidé guardarlo en la gaveta del escritorio
y se quedó a la par de mi computadora.
a la mañana siguiente, todo lo que quedaba
de él, era el paquete vacío que con total alevosía
tiraron en mi propio basurero, atenuando mi
rabia y melancolía de no haberlo comido a tiempo.

misterio no.3

el vaso rosado fosforescente que venía con la
promoción de tang, que traje y dejé en la cocina..
utilizado para incriminarme, pues alguien lo usó
y lo dejó en una de las salas de reuniones.
luego quien entró ahí supo que era mí vaso
y por consiguiente me acusaron de desordenada.

les traeré más misterios otro día.. ¡adiooos!


* por esta oficina han desfilado mascotas, hijos y hasta amantes.

lucía

* el dibujo de julian que inspiró lo demás.

imagínese en un bote en el río,
con árboles de mandarina y cielos de mermelada.
alguien lo llama, y usted responde despacio,
es la chica con ojos de caleidoscopio.
hay enormes flores amarillas y verdes
de celofán sobre su cabeza,
y usted busca a la chica que tiene el sol
en los ojos .. y ella se fué.

lucía en el cielo con diamantes

la sigue hasta el puente cerca de la fuente,
donde la gente en caballitos mecedores comen
pasteles de marsmelo, todos le sonríen mientras
navega más allá de las flores que crecen tan
increíblemente alto.

taxis de periódico aparecen en la orilla
esperando para llevárselo de ahí,
entonces se sube atrás con su cabeza en las nubes
y usted también se fué.

lucía en el cielo con diamantes.

imagínese en un tren en la estación,
hay porteros de plasticina con cobatas de espejos.
de repente ve a alguien ahí a la vuelta,
y es la chica con ojos de caleidoscopio.

cosas que tengo

soy dueña de unas tennis moradas,
y de unos cordones de colores.

en este escritorio de oficina,
lo único mío es ése disco de bruno porter
que él donó para intermitar mi trabajo.

tengo un frasquito con jabón para hacer
burbujas que me regaló mi amiga felicia.

tengo muchas cosas y hacen falta otras,
pero hoy no necesito nada más 🙂


* contrario a lo que ustedes piensen, ¡ese bar no es de mi propiedad!
foto cortesía de La Sirenita, paparazzi scout 😛

cinco colones

ellas tan blancas bajo el sol del atlántico
ellos sin chonete, pero cargando un barco.

hermosa pintura de palmeras y matas
de café, el cuadro perfecto a la orilla del mar.

hasta un racimo de plátano verde,
sostenido graciosamente al revéz.


*este fin de semana, fuí al teatro nacional por primera vez, no hay lugar más bello que ése.

yo pito, él pita [ó quiero un claxon]

pito por alegría
pito por enojo
pito por piropo
pito por madrazo
pito por diversión
pito por aburrimiento
pito cuando gana la sele
pito cuando pierde otto guevara

él pita, aquél no pita,
ella pitó, el árbitro también.

hoy me pitaron cuando crucé la calle,
pero ayer esa calle estaba cerrada por bloqueo.

y era mía, ¡toda mía!!


* en venecia no hay calles, hay ríos.. y los botes no tienen claxon.
~el canal de venecia por thomas kinkade~