con lentitud,
contar las pulsaciones;
clasificarlas por emoción:
las más tristes y solemnes,
las intrínsecas y felices.

12 años después,
todas siguen aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *