que de la misma manera en que uno cruza una calle muy transitada lo más rápido posible, finalmente me alcanzó ese mal tan adulto que se llama falta de tiempo.