quien camina arrastrando los pies sabe que así se atrasan las despedidas propias y ajenas. todos nos sabemos de memoria esos ‘hasta pronto’ que irremediablemente nos alejan del presente y nos acercan al pasado.  por eso es que, cada vez que podemos, salimos cerca en las fotos; por eso nos abrazamos compulsivamente intentando perpetuar la existencia de todas aquellas personas con las que estrechamos las manos alguna vez.  por eso es que recuerdo el día que estuvo lleno de mí con la noche que estuvo llena de usted y nuevamente escucho cómo se cierran al unísono todas las ventanas de un edificio.  esta vida infinitamente fascinante no cabrá en nuestros bolsillos, pero sí en nuestros corazones.


* hay un interior para la experiencia, lo mismo que un exterior – aldous huxley. foto rowena waack