si tuviera los motivos, el alma se me evaporaría en diferentes dimensiones.  recordaría todas las palabras  que se quedaron esperando ser dichas y el franco declive de intuiciones imaginarias, ya recluídas en silencios absolutos.  sin embargo y por el contrario, este acoplamiento de promesas con símbolos carece de incoherencias:  aquí cadera, allá muslo, entrepiernas adyacentes; el recurso físico más honesto del que hemos echado mano. el alma, entonces, constructiva y expresiva. el factor ya-no-tan sorpresa que es la audacia. así es como uno se va haciendo valiente, así es como se sostienen los planes. aquí es.


* la vida es saberse, es evidencial – josé ortega y gasset. la foto es de purple muse