+ el título es por mariana

tengo una selección de oscilaciones incrustadas en las paredes de mi apartamento. colecciono los momentos y los recreo -a conveniencia- pocas veces en los escenarios originales. mi cabeza funciona como una cámara fotográfica con sensor de movimiento; la captura de una imagen está condicionada al tiempo. en un santiamén, proyecto ese recuerdo en cualquier pared mientras me divierte desmenuzarle los colores e intercambiarlos por otros no menos absurdos. los desenlaces siempre vienen con velocidades alteradas, prefiero que los movimientos sean lentos como si yo viviera bajo el agua.


♥ la felicidad no hace ruido – julio torres peñuela. la foto es de ibai acevedo