rituales diarios como lavar platos
y sentarse a la mesa invocan
la discutible desorientación
propia de febrero y abril.


* Contar los días con los dedos y encontrar la mano llena ~ josé saramago