hasta los
semáforos
son inteligentes.


* la sangre de los peces ~ gustav klimt