mi desmemoria,
fuente de alegrías tan
pequeñas como surreales:
apareció una cremoleta
cristalizada en el congelador.


* mi nombre no es ‘preciosa’, es Barbarella ~ jane fonda en Barbarella