me contenta sentirme
indiferente a la caída
cursi de pétalos de margarita,
es raro que una réplica real
se deje medir por flores.


* una kodak de segunda mano.