entro y salgo por esa ventana
como si fuera un globo cualquiera;
apagamos la cámara de seguridad

para terminar el postre a cucharadas.

siempre que veo de cerca
esta pasión inexpresable,
quiero proteger el momento
con plástico adhesivo.

es la caótica experiencia
de engolosinarme a poquitos.
y algo menos, por demás.


* mira la gente, compran helados de cualquier sabor.