llamar y colgar parece normal
cuando no hay nada o mucho que decir.