el par de cejas negras
que observan detrás
del vidrio de un cubículo.

atípica sinfonía de voces inactivas,
en cualquier incierta oficina
ergonómicamente sosegada.

las pendejadas cotidianas
en un cuchitril de 2x3m.


* era del cubiculoísmo.