invariablemente,
caminamos de puntillas
para evitar giros inesperados.

restarle espacio al ritmo,
parece cuestión moral.

no queda de otra.


* the rehearsal ~ edgar degas