…Cabeza de fantasma,
que apaga un cigarrillo imaginario
con cada bocinazo callejero.

Amanece en camas acaloradas…

Por azar.

Es tan fácil aprehenderse
a cualquier deliciosa distorsión.


* Las letras sacan a la mujer de su natural estado
de obediencia ~ Octavio Paz.