De noche me vuelvo otra.

Mis huesos desaparecen y
la piel se me hace de goma.

Adopto las posiciones más
incómodas mientras duermo.

Y a la mañana siguiente
me cuesta reconocerme.

Mi sombra, mi otra, la otra
tiende a abandonar mi cama tarde.


* Miss Universe ~ por Ryan Heshka