Nada supera ese instante previo a un primer beso