«mi madre decía que sólo a la mujer
le había sido dado el amor; el hombre
conocía apenas lo necesario.
pero yo había visto hombres enloquecidos
por el amor (…) me parecía que ocultaban
el amor por miedo a parecer mujeres»
~’la mujer habitada’~gioconda belli

creo nunca anhelé ser otra cosa
diferente al género que me tocó
pertenecer.

aún con la congoja rabiosa que
me provocan los piropos callejeros,
la espera a veces eterna en los baños,
esos dolores abdominales mensuales
tan crueles como repetitivos,
el chorro de paranoias creadas, heredadas y odiadas,
convivo hasta con ese instinto materno
que se me despierta a ratos, como jugando con mi
psiquis.

aún con mi disparatada vida contenida en una biblia de bolsillo
que mi otro yo lee mientras considera consumir al amor,
sufrir y sangrar para luego parirlo, pos el ciclo.


* gracias, gioconda