+ hasta lo dejó escrito para que
no se (le/nos) olvidara.

he estado leyendo a charles bukowski
últimamente y no puedo evitar sentirme
comprendida y acompañada.

me señala esa vida dramática que llevó,
me habla sobre su alcoholismo y hasta
intenta ayudarme a convertir la tragedia
en arte, cómo hizo él con sus pinturas coloridas
y sus cartas llenas de poesía para los amigos.

así, me siento seducida no solamente
por el drama cotidiano, sino por la vida misma y por
el íntimo recuerdo de todo aquello que alguna vez
dije y no debí, todo aquello que nunca dije y que debí.

me emociona esta simple y alocada pretención,
delinquir y ahogarme levemente en mi propia
pseudoautobiografía, (in)comprensible y desteñida.

claro que jamás podría yo autoproclamarme escritora,
dado que ni siquiera un genio como borges tuvo el
atrevimiento de semejante despliego de egolatría.

sólo soy una más dentro del insoportable y curioso
frasco de millones de esencias y almas.

* la diferencia entre la vida y el arte
es que el arte es más soportable ~ charles bukowsky.