a veces uno no tiene
nada que decir.