había quedado de verme con un compañero de trabajo
para irnos juntos donde un cliente.

‘espéreme ahí en el parque de san pedro, yo paso
por ud a las siete y media de la mañana’

llegué corriendo cinco minutos después de la
hora acordada, me senté en un poyo. y esperé.
y esperé más.

cinco minutos, diez.. ¿dónde diablos estará?

mientras yo veía compulsivamente mi reloj,
llegó y se sentó junto a mí un señor de esos
que no tienen casa. me dijo que hacía calor y sol,
y pues sí, así era.

luego pasó un perro frente a nosotros.. el señor,
córtesmente me dijo que existen tres reinos en la naturaleza,
el vegetal, el mineral y el animal.
¿a cuál reino pertenecemos nosotros, señorita?
-pues al animal -respondí yo.

¡claro muchacha! ¡somos animales!

miré hacia la calle donde venía mi compañero manejando
temerariamente.. pitos y madrazos.
por el otro lado gente cruzando con el semáforo en rojo,
al frente, el perro rascándose las pulgas de las orejas.

… existen tres reinos en la naturaleza.