si alguna vez me quieren derrotar
en un enfrentamiento titánico:

no me vengan con kryptonita,
tampoco me apunten al talón y
mucho menos piensen en raparme
la cabeza.

¿mi talón de aquiles?
cosquillas en las rodillas.