sesenta segundos para que
se le detuviera el corazón
y dejara de bombear la
vida líquida en su organismo.

así es como después de 64 años
de vivir en este sueño
llamado vida, repentinamente
anoche se despertó para siempre.

hasta pronto papi,
gracias por existir y ayudar a
darme la vida,
ahora que la suya cambió de
dimensión y de forma,
también cambia su imagen en
mi corazón.

nos veremos pronto,
para que me alce como cuando
era pequeña y usted era mi héroe.