soy dueña de unas tennis moradas,
y de unos cordones de colores.

en este escritorio de oficina,
lo único mío es ése disco de bruno porter
que él donó para intermitar mi trabajo.

tengo un frasquito con jabón para hacer
burbujas que me regaló mi amiga felicia.

tengo muchas cosas y hacen falta otras,
pero hoy no necesito nada más 🙂


* contrario a lo que ustedes piensen, ¡ese bar no es de mi propiedad!
foto cortesía de La Sirenita, paparazzi scout 😛