ellas tan blancas bajo el sol del atlántico
ellos sin chonete, pero cargando un barco.

hermosa pintura de palmeras y matas
de café, el cuadro perfecto a la orilla del mar.

hasta un racimo de plátano verde,
sostenido graciosamente al revéz.


*este fin de semana, fuí al teatro nacional por primera vez, no hay lugar más bello que ése.