la última pesadilla que recuerdo.

yo rodeada por robots de todos los
tamaños y colores. no gente, no nada.

yo no andaba medias y me invadió
el pánico.

robots suertudos, no ocupan zapatos.

suertuda yo, no necesito cambio de
aceite. 🙂