extraño los afiches dibujados a mano
y coloreados con pinturas
como las que se usaban en artes
plásticas en el colegio.

ya no es tan importante basarse en
un libro para elaborar un guión, sino que
al parecer existen muchas razones para llevar
la vida real al cine, la ficción a la realidad
y ¿porqué no? nuevas religiones basadas en
historias hollywoodenses que todos conocemos.

a pesar de esto, yo no podría encontrarle un ‘pero’ a
la maravilla de sentarme en una butaca con una bolsa
de palomitas de maíz con doble mantequilla.

pero el cine no se salva, y como la mayoría de las artes
siempre encontrará la palabra controversia entre sus
guiones, bandas sonoras y público.


* o de cómo Harry Potter encontró a las salvajes amazonas.