ordené una alfombra roja que anunciaron
en la televisión anoche.

prometía miradas y flashes instantáneos,
aparte de una sensación de seda en mis pies.

pero revisando la caja del empaque, veo que
el glamour no viene incluído.

vaya lío para los otros compradores. 🙂


* hasta el más canino tiene el desatino de pensar que
caminar sobre alfombras rojas es más genuino.