ella no se apareció. y eso que el camino era solitario,
muchos árboles, nada de casas. luna llena.
camino de piedra y polvo. Guanacaste, alrededores

de Playa Negra.

sentí miedo, lo admito. me gusta auto-asustarme.
entonces, fácilmente lo pensé:

¿y si me sale la tulevieja?

mientras caminaba iba desechando mis propias posibles
reacciones. ¿correr, quedarme inmóvil, hablar?


nunca me decidí.

.
* aquí pueden leer algo sobre ella y otros compas similares.