ayer pasé caminando debajo de una

escalera que estaba apoyada en una

de las paredes cerca del parqueo de

la oficina.

algunas de mis compañeras prefirieron

caminar a un lado de la escalera, y me

dijeron: cuidado! – cuando yo seguí

como si nada.

me dió risa ~qué raro yo!~

si de verdad se cumplieran esas cosas

que dicen de la suerte, gatos negros,

escaleras, espejos quebrados .. seguramente

todos tendríamos días verdaderamente

malos todo el año.



eso sin mencionar la matanza de conejos

para quitarles la famosa ‘patita de la suerte’,

o la desaparición desmesurada de tréboles de

cuatro hojas. =)



* cómo rayos llegó hasta ahí ese gato?