y nadie supó porqué… pero así sucedió.

un día el pato de goma se aburrió y decidió

divertirse por su cuenta.