a veces pienso..

en tomar todas esas buenas palabras recibidas,

agarrarlas y guardarlas en un frasco verde.

para sacarlas y escucharlas de vez en cuando,

por si acaso luego de un tiempo se olvidan.

las palabras malas? en otro frasco, pero rojo.

ésas serían usadas solo en emergencias

de las que no deberían existir,

pero que suelen ocurrir algunos días.

el frasco rojo lo guardo donde nadie lo encuentre,

porque al rato y al destaparlo sin precaución

alguien podría quedarse sordo temporalmente.





* talvéz decida hacer mezclas luego.