robar es malo.



alguna gente lo confunde con ‘tomar prestado’.

pero no es lo mismo.



robar cosas incorpóreas es quizás peor

que robar cosas materiales.



robar tiempo, pesa cuando para nosotros

el tiempo es oro.



robar atención, puede resultar en necedad,

cuando quien grita por atención no la merece.



robar amor. ese es el peor de todos.