nadie fuerza a nadie a prestar,

la gente presta porque quiere.



prestamos tiempo para hacer

trabajos que talvéz no nos interesan

tanto.

prestamos atención para escuchar

a la gente que necesita ser escuchada

por nosotros en particular.

a veces regalamos cariño o paciencia

sin esperar gran cosa a cambio.

dar sin esperar recibir siempre es bueno,

o al menos eso se dice.

prestar está bien.

o pedir prestado en su defecto.