ayer tuve la oportunidad de asistir a

una feria al aire libre fuera de la

ciudad capital.

mis anécdotas podrían venir luego,

pero ahorita me centraré

en algo tan simple y común, y que

por alguna extraña razón acaparó

mi atención ayer.

el baile.

por un momento bloqueé la música y

solamente observé a la gente moverse.

algunos sincronizados, otros no.

pero claramente todos disfrutaban

en su movimiento corporal.

realmente es definitivo.

qué sería de nosotros sin la música?

al menos bailar en el absoluto silencio

se vería rídiculo.

y aunque la música de mi preferencia

nunca se escucha en este tipo de actividades,

me gusta pensar que el ser humano necesita

de la música tanto como ella de el.

es que es la relación perfecta!

un interés recíproco.