Dicen que cuando la gente actúa sin pensar bien las consecuencias de sus actos,

la culpa se aparece poco después.

Yo digo, mejor que se aparezca la culpa..

a que se culpe uno mismo de pensarlo tanto para no actuar!




Después de todo, todos somos culpables de lo mismo.

Unos más que otros.

Y de repente y la culpa en sí no existe,

solo el tormento de que ese momento pasó

y no lo pudimos retener más de lo que duró.



Hay culpas de culpas.


Me gusta sentirme culpable a veces.

Pero no te culpo si piensas lo contrario.